Fisioterapia Respiratoria Infantil

La fisioterapia respiratoria en pediatría es una herramienta fundamental para tratar los problemas del aparato respiratorio habituales en la primera infancia, tales como bronquiolitis, bronquitis, catarros de vías altas, neumonía, etc., y que solemos ver con más frecuencia en el periodo comprendido entre los meses de noviembre a marzo.


Escuchar

Porque los padres son expertos en sus hijos. Sus preocupaciones, necesidades y demandas deben ser atendidas.

Acompañar

Porque haciendo equipo y recorriendo el camino juntos es más fácil.

Empoderar

Porque los padres deben confiar en su instinto y sus capacidades para favorecer el desarrollo de sus hijos.

La Fisioterapia Respiratoria Infantil ...

De igual manera tiene en cuenta los problemas respiratorios que, en la mayoría de las ocasiones, van asociados a la patología neurológica, síndromes cromosómicos (fibrosis quística, entre otros) y, sobre todo, enfermedades neuromusculares, donde la afectación de la mecánica ventilatoria es muy importante.

En general, mejora mucho la calidad de vida tanto del niño como de la familia, ya que ayuda a :
  • Mejorar mucho el estado general del niño, favoreciendo el descanso nocturno y  la  alimentación 
  • Evitar posibles complicaciones y reducir el tratamiento farmacológico (hay que tener en cuenta que actúa como complemento de la terapia prescrita por el pediatra).
  • Reducir futuras hospitalizaciones, evitando así las consecuencias que conllevan el absentismo escolar y laboral. 


Los fisioterapeutas utilizamos técnicas respetuosas y, totalmente, indoloras, aunque en algún momento puedan resultar incómodas para los niños pequeños. Entre sus objetivos principales podemos destacar:


  • Mejorar la mecánica ventilatoria (el modo de respirar)
  • Mejorar la permeabilidad de la vía aérea (la eliminación de secreciones)
  • Disminuir la disnea (disminuir la sensación de fatiga)
  • Aumentar la tolerancia al esfuerzo (aumentar la capacidad pulmonar y la resistencia  ante determinadas actividades como el deporte)
  • Mejorar el trofismo y fuerza muscular (mejorar la fuerza de los músculos respiratorios)
  • Mejorar el aspecto psico-emocional 


Uno de los motivos de consulta más frecuentes, durante los meses de invierno, son las temidas Bronquiolitis, siendo la enfermedad respiratoria más frecuente en bebés menores de 2 años. 


¿Qué es la Bronquiolitis?

Es una infección producida habitualmente por un virus, siendo la mayoría de las veces el VRS (virus respiratorio sincitial), aunque puede ser causada por otros motivos. Afecta a los bronquiolos (parte profunda del pulmón) produciendo inflamación y un incremento de secreciones, dando lugar a una obstrucción multifactorial  de las pequeñas vías aéreas que dificultará el paso de aire.


Para su diagnóstico son necesarios como mínimo estos 3 síntomas: 


  • Rinorrea (presencia de mocos en la nariz)
  • 1 o 2 signos de dificultad respiratoria (aumento de la frecuencia cardíaca, aumento de la hiperinsuflación, tiraje o respiración paradójica)
  • Sibilancias y/o crujidos


Suele iniciarse como un catarro sin más. El niño tiene mocos, algo de tos y a veces aparece fiebre. Al cabo de unos días la tos empeora y aparece algún signo de dificultad respiratoria, que notaremos porque el niño respira más rápido y agitado, se le marcan las costillas o mueve mucho el abdomen al respirar. Su duración depende de muchos factores, entre ellos la manera de gestionar las secreciones.


Los pediatras o neumólogos pueden pautar tratamiento farmacológico, según la sintomatología y según lo vean necesario.

¿Cómo ayuda la fisioterapia respiratoria en casos de bronquiolitis?

La fisioterapia respiratoria en los casos de bronquiolitis alivia y mejora los síntomas, ayudando a que los bebés se recuperen más rápido. Los fisios especializdos, realizando técnicas respetuosas e indoloras, ayudamos a eliminar el moco y a mejorar la manera de respirar, de una forma rápida y eficaz.

De igual modo, es muy importante ayudar a la familia a saber cómo acompañar a sus hijos durante el proceso incorporando medidas de soporte como: aprender a realizar una correcta y eficaz limpieza de los mocos (DRR: desobstrucción rinofaríngea retrógrada), mantener una buena hidratación, incorporar medidas posturales que le ayudaran a respirar mejor, evitar irritantes ambientales, etc.


Para poder ofrecer una fisioterapia respiratoria eficaz y de calidad, es imprescindible durante las sesiones realizar: 
  • Una adecuada anamnesis (recogida de datos del bebé) para la elaboración de la Hª clínica 
  • La exploración física del bebé incluyendo la auscultación 
  • Las técnicas más adecuadas según los síntomas 
  • Un acompañamiento a la familia en el aprendizaje de las medidas de soporte (limpieza de mocos, medidas posturales, etc…)


Para finalizar, es importante recordar que siempre hay que acudir a fisioterapeutas especializados, debidamente formados e informados, para poder obtener los beneficios de una fisioterapia respiratoria de calidad.




Fuente: G. Postiaux, fisioterapia respiratoria en el niño

¿Quieres conocerme? Reserva tu primera consulta online conmigo